Logo de CCOO

Menu:

calendario

« Junio 2010 »
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Recientemente...

Buscador

Accesos directos

Quién soy?

dbueno.murcia.ccoo.es

Me puedes seguir en Twitter en @DanielBuenoCCOO o a CCOO RM en @CCOO_RM

Categorias

General [37]
Economía [19]
Sociedad [6]
Empleo [1]

Links

Sindicación

RSS 0.90
RSS 1.0
RSS 2.0
Atom 0.3

No, así no

dbueno.murcia.ccoo.es | 30 Junio, 2010 09:32

El Real Decreto Ley aprobado por el Gobierno el pasado 16 de junio ha supuesto un grave atentado a los derechos de trabajadores y trabajadoras, al tiempo que un esfuerzo inútil para remediar los males que padece el mercado de trabajo en nuestro país.

 

Frente a los objetivos declarados, de combatir la temporalidad y facilitar la contratación, las medidas aprobadas por el Gobierno lo que hacen es equiparar en la práctica el empleo fijo con el temporal, haciéndolo más vulnerable, e incentivar la sustitución de los contratos indefinidos por los contratos indefinidos de fomento del empleo, con menor protección frente al despido injustificado.

 

El Gobierno ha decretado una reforma del mercado de trabajo en dirección opuesta a su discurso de los dos últimos años, y bajo la disculpa de “me lo han impuesto los mercados”, da una nueva vuelta de tuerca a las rentas del trabajo, mientras las rentas del capital, que crecieron considerablemente en la última década, se vuelve a ver apoyadas por un modo de gestionar la economía donde prima el dinero por encima de las personas.

 

Los trabajadores y trabajadoras venimos pagando la crisis desde el principio: desempleo; expedientes de regulación de empleo; dificultades de acceso al crédito y, por ende, a la vivienda digna; economía sumergida; menor inversión en seguridad y protección, etcétera. Sobre una situación ya de por sí complicada, el Gobierno viró en mayo, con los recortes en pensiones, prestaciones sociales y salarios de públicos, y ahora en junio con recortes de derechos laborales, en una dirección injusta socialmente e ineficaz económicamente para reactivar la economía y el empleo.

 

La reforma acordada no va a reducir la dualidad temporalidad-estabilidad en el mercado de trabajo, sino que la va a incrementar. No sirve para crear empleo, pues para hacerlo se necesita una reactivación económica que ni está ni se le espera. No va a promover un cambio de modelo productivo -¿en que cajón está guardada la Ley de Economía Sostenible?-, ya que se persigue la competitividad sobre la base de bajos costes laborales, no por la vía de la productividad, innovación y formación.

 

El decreto del Gobierno plantea además privatizar el desempleo, otorgando a agencias con ánimo de lucro capacidades de nuestro servicio público de empleo, y facilita la contratación de empresas de trabajo temporal en sectores que hasta ahora no podían hacerlo: sectores de riesgo para la salud y seguridad, y administraciones públicas.

 

Pero, sin lugar a dudas, los dos elementos centrales de la reforma, que explican todas las dos medidas, se refieren al despido y a la negociación colectiva. En el caso del despido, todos los aspectos contemplados se orientan a facilitar que los despidos siempre sean procedentes -20 días de indemnización por año- y subvencionados -8 días pagados por el Estado-. De esta forma, en 2015 sería más barato despedir a alguien con trabajo fijo que a una persona con contrato temporal.

 

En el segundo caso, la negociación colectiva, la reforma del Gobierno aumenta el poder de la dirección de las empresas para descolgarse de la aplicación del convenio o promover modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo sin necesidad de acuerdo y con una justificación mínima.

 

Cuando son los mercados los que dictaminan el camino a seguir, esos mismos mercados que nos metieron de lleno en la crisis, y los gobiernos se dedican a asumir acríticamente sus postulados, CCOO y UGT no podemos permanecer impasibles ante la cesión y recorte de los derechos de los trabajadores.

 

Por ello, el 30 de junio nos movilizamos en todo el país, en un camino que tendrá una importante etapa en la Huelga General convocada para el próximo 29 de septiembre. Una movilización que va a replicarse en el conjunto de Europa, con la convocatoria realizada por la Confederación Europea de Sindicatos, con otras manifestaciones y huelgas en función de la situación que cada país padezca, también el 29 de septiembre.

 

En España, nos movilizamos y lo seguiremos haciendo, para decirle al Gobierno que así no se sale de la crisis, que debilidad ante los poderosos mercados va a encontrar una importante respuestas de los trabajadores y trabajadoras de nuestro país. El Gobierno ha tenido la oportunidad de ponerse a un lado o a otro de la balanza: es su responsabilidad, de nadie más, las medidas acometidas y las que advierte que acometerá. De ahí, la imperiosa necesidad de salir a la calle y gritar: así, no.

Artítculo publicado en el diario La Verdad el 27/6/2010

Categoría: General . Comentario: (78). Retroenlaces:(0). Enlace

Había otras opciones

dbueno.murcia.ccoo.es | 16 Junio, 2010 21:43

Decía Eduardo Galeano, en su Libro de los Abrazos (1989):

Las bancarrotas se socializan, las ganancias se privatizan.
Es más libre el dinero que la gente.
La gente está al servicio de las cosas.

Efectivamente, la primera etapa de la crisis económica se caracterizó por la socialización de las bancarrotas, que supuso la salida en ayuda de las entidades financieras del dinero público, o el pago de las prestaciones de desempleo que ha supuesto el cierre de miles de empresas en nuestro país. Cuando hablamos de dinero público realmente lo que queremos decir es dinero de ciudadanos y empresas.

Una vez socializada la bancarrota, entidades financieras que todavía hoy tienen suficientes problemas que mantener ocultos, volvieron a obtener beneficios, y sus directivos siguieron cobrando incentivos y participación de dichos beneficios. Espantosos ejemplos como la salida del BBVA, en septiembre de 2009, del Consejero Delegado Goirigolzarri, con una jubilación anticipada a los 55 años por un importe de 52 millones de Euros. Sí, unos 8.700.000.000 de las antiguas pesetas. Claro esta, el servicio de estudios del BBVA y  este Sr. están muy de acuerdo y siempre han promovido el recorte de las pensiones  y alargar la edad de jubilación.

Otros ejemplos más recientes, de un sector financiero de voracidad insaciable y ética inexistente, siguen dándose día tras día. El último, otro caso de pensiones, del consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, que acumula 83 millones de euros de fondo de pensiones.  Las ganancias se privatizan, aunque sean ganancias que provengan del esfuerzo de los propios ciudadanos endeudados y expoliados, lanzados a la sacrosanta misión de salvar a los bancos de la burbuja que han creado ellos mismos.

Y ya en la tercera fase, para demostrar que el dinero es más libre que la gente, son precisamente aquellos a los que hemos salvado a los que, de paso, les hemos dado una soga que rodea la garganta de los estados y sus ciudadanos. La gente está al servicio de las cosas. España está al servicio de los bancos de Estados Unidos, Francia y Alemania. Europa está al servicio de los bancos de EEUU y de China. Y los mercados, reactivados con dinero sacado de desempleo y desinversión, del endeudamiento de todos nuestros países, se sienten los más fuertes para decirnos que hacer, que camino seguir, que errores debemos volver a cometer para mayor gloria de quienes siempre ganan en el juego del capitalismo porque siempre adaptan las normas a sus intereses.

No es verdad que los gobiernos no puedan hacer otra cosa que acatar lo que nos digan otros, perder soberanía, demostrar una absoluta falta de criterio y dirección. No, por mucho que se escondan bajo el eufemismo de “hemos hecho lo que teníamos que hacer”, para después añadir “aunque hubiéramos preferido no hacerlo” –si prefería no hacerlo, ¿están seguros de que había que hacerlo?-, o también bajo el paraguas, tan socorrido, de “realizar las reformas estructurales que nuestro país necesita”, posición de incógnita permanente en que se sitúan muchos sectores, economistas, el PP, y finalmente el Gobierno y el discurso del partido que lo sustenta.

Leía en un libro recientemente que frente al chantaje nunca se puede ceder, porque a partir de la cesión se genera una espiral de la que es imposible salir. Algo así le está pasando a nuestro gobierno: para aplacar el encarecimiento de la deuda española, aplica un recorte injusto y desequilibrado, congelando pensiones y reduciendo los salarios a los empleados y empleadas públicos, y días después la desconfianza sigue creciendo en los mercados financieros.

También pese a la Reforma Laboral aprobada hoy, diarios de distintos países, encabezados por los diarios alemanes y estadounidenses, vuelven a sembrar dudas sobre la capacidad de España de hacer frente a sus compromisos, y el propio presidente de la UE opina que la democracia puede estar en peligro en nuestro país. Chantajes y presiones frente a un Gobierno que toda Europa sabe que está debilitado y en condiciones de hacer lo que se le diga.

Hoy el Consejo de Ministros ha aprobado una reforma laboral injusta, lesiva con los derechos de los trabajadores y trabajadoras, que va a generar más desempleo y más tardanza en la recuperación económica, al mismo tiempo que va a debilitar los convenios colectivos y las relaciones laborales en las empresas.

Había otras opciones, pero el Gobierno ha elegido esta, y ello ha significado la convocatoria de Huelga General en nuestro país para el próximo 29 de septiembre. Para los trabajadores y trabajadoras puede haber otras opciones, pero la única que intenta evitar recortes salariales, recortes de derechos y recortes sociales es la Huelga General del 29 de septiembre.

Categoría: General . Comentario: (116). Retroenlaces:(0). Enlace