Logo de CCOO

Menu:

calendario

« Marzo 2010 »
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Recientemente...

Buscador

Accesos directos

Quién soy?

dbueno.murcia.ccoo.es

Me puedes seguir en Twitter en @DanielBuenoCCOO o a CCOO RM en @CCOO_RM

Categorias

Economía [19]
General [37]
Empleo [1]
Sociedad [6]

Links

Sindicación

RSS 0.90
RSS 1.0
RSS 2.0
Atom 0.3

Recetas (1)

dbueno.murcia.ccoo.es | 31 Marzo, 2010 12:18


No quiero insistir en que los tiempos que corren son difíciles. Lo sabemos todos. Quizás son más difíciles de lo que sabemos, pero ello no altera profundamente el estado de situación. Lo que sorprende, una y otra vez, es que ante dificultades diferentes (las de hoy frente a las del ayer) las recetas sigan siendo las mismas.

Hablar de recetas tiene sentido si la contraponemos a propuestas: hay pocas propuestas y muchas recetas en esta crisis. En alguna ocasión comparé la actuación de los estados con la labor de un médico: frente a una enfermedad generalizada de nuestro organismo, los médicos-gobiernos se han empeñado en poner vendas por todos lados para parar la hemorragia, en limitar la apariencia externa de la enfermedad. Pero la enfermedad de la crisis es profunda, afecta a todos los órganos vitales de nuestra economía y las sociedades desarrolladas, y sin un tratamiento sistémico no será posible eliminar la enfermedad.

Si se trata de una enfermedad nueva, de origen desconocido, o al contrario sigue las pautas de enfermedades similares, ha sido uno de los primeros puntos de enfoque de los profesionales de estos asuntos, los economistas. Los hay que han formulado un paralelismo casi exacto con la pauta del Crack de 1929, excepción hecha de la velocidad de propagación de la crisis que permiten las nuevas tecnologías de hoy en día. Pero también hay quienes plantean diferencias profundas con aquella crisis, no tanto en su punto de origen sino en la afectación al conjunto de la sociedad desarrollada.

Si se disiente en el análisis del origen de la crisis y su desarrollo, ¿Cómo no divergir en el tratamiento que necesita la economía para salir de su grave enfermedad sistémica? ¿O es sólo una enfermedad epidérmica? En esta última posición se sitúan de forma reiterada todos aquellos organismos internacionales y nacionales que han soportado ideológica y políticamente el desarrollo del neoliberalismo,  y lo siguen haciendo, antes de reconocer que fueron malos consejeros para el crecimiento y distribución de la riqueza mundial. Por ejemplo: el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez; el ex Comisario Europeo de Economía, Joaquín Almunia; el FMI; Jean-Claude Trichet, y la totalidad de los consejeros del Banco Central Europeo; la OCDE, la Comisión Europea, la inmensa mayoría de ministros de economía de los países desarrollados, directores de entidades bancarias, gabinetes de estudios económicos, etcétera, etcétera, etcétera.

Por ello es ciertamente difícil que se abran paso nuevas propuestas. Si el G 20 en su reunión de Londres para afrontar la crisis, en noviembre de 2008, parecía plantearse una reforma del Sistema Financiero Internacional, tras año y medio no se aprecian los pasos dados para dicha reforma.

A algunos nos sorprende ver cómo Nicolás Sarkozy, el hiperactivo y rosa presidente de Francia, visita a Barack Obama para apoyarle en su empeño de reforma de Wall Street y la restricción del poder del sistema financiero en EEUU, mientras que en Europa no se toma una solo iniciativa común en dicha dirección. ¿Para que sirve la Unión Europea si la única esperanza es seguir la senda trazada por Estados Unidos en materia económica? Aunque los norteamericanos fueron capaces de reaccionar eligiendo a finales de 2008 a un presidente demócrata, y nos podemos dar con un canto en los dientes, no necesariamente coinciden las prioridades ni las necesidades de nuestro modelo social europeo con el débil estado de bienestar estadounidense.

Por ello, para que coincidan las prioridades, los adalides del neoliberalismo saben muy bien el camino que tenemos que emprender: el deterioro y debilitamiento de nuestro estado de bienestar y de los sistemas de protección social. Cada vez que se ponen encima de la mesa los recortes en los sistemas de pensiones, el descenso de las políticas sociales para permitir rebajas en los impuestos y mayor disposición de capital para engordar los beneficios empresariales, las ventajas de los servicios privados de educación y sanidad frente a los sistemas públicos, etcétera, se busca de forma intencionada alcanzar a los Estados Unidos, no en capacidad productiva, sino en debilitamiento social y riesgo permanente.

En ese contexto, nadie sabe muy bien donde se ha metido la socialdemocracia y sus proyectos. Gordon Brown y José Luis Rodríguez Zapatero, dos de los máximos representantes de la socialdemocracia europea, en una llamada telefónica del primero al segundo, en una simple llamado, decidieron no abordar la anunciada reforma de los hedge funds (fondos especulativos que han tenido un papel determinante en el deterioro del sistema financiero internacional). ¿Triunfo británico? No, lamentablemente, otro problema sin solución en una Europa que camina hacia la parálisis permanente con una socialdemocracia que nadie sabe identificar en sus propuestas o en sus políticas.

Continuará.

 

 

 

Categoría: Economía . Comentario: (143). Retroenlaces:(0). Enlace

8 de marzo, día de la mujer trabajadora

dbueno.murcia.ccoo.es | 08 Marzo, 2010 09:07

Conmemoramos un año más el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que en los tiempos actuales ha quedado en Día de la Mujer, quitando de su nombre dos sustantivos que, a mi modo de ver, tienen que ver con la trayectoria de este día y con el protagonismo de las trabajadoras, en lucha por sus derechos, que arrancó a principios del siglo XX con la muerte de 146 mujeres que, estando en huelga en una fábrica textil, fueron pasto de las llamas que el empresario provocó en la fábrica.

 

Quiero reivindicar, por tanto, la fuerte vinculación que la celebración de este día tiene con el sindicalismo de clase e internacionalista, con la lucha de las trabajadoras por igualar sus condiciones a las de los hombres, con la lucha por la democracia paritaria y la igualdad en todos los aspectos. Claro que finalmente, la conmemoración de este día ha traspasado el ámbito del movimiento obrero y se ha extendido al conjunto de la sociedad, abarcando no sólo aspectos laborales, e implicando a personas de todo el espectro político, que celebran este día como si fuera algo propio.

 

Aceptando la extensión del Día de la Mujer, su propia institucionalización en nuestra sociedad, es necesario que expliquemos a todo el mundo el origen del mismo, máxime en una situación de crisis que se está cebando de manera brutal en la destrucción de empleo de las mujeres, mientras que perciben salarios entre un 15% y un 30% inferior a las de los hombres.

 

La igualdad, la lucha por la igualdad, es tarea de todos y todas, debe implicarnos a todos los hombres y mueres de Comisiones Obreras, impulsando medidas que favorezcan, tanto en la sociedad como en las empresas, la conciliación de la vida laboral y familiar, o favoreciendo un adecuado desarrollo de la Ley de Atención a la Dependencia que permita avanzar en la autonomía y capacidad de incorporación al empleo de las mujeres.

 

El balance es positivo, pero el progreso es lento. Por ello, el compromiso con la igualdad debe ser permanente, día a día, y hoy es un buen momento para renovar este compromiso de cara al futuro.

Categoría: Sociedad . Comentario: (44). Retroenlaces:(0). Enlace

No al retraso de la edad de jubilación

dbueno.murcia.ccoo.es | 07 Marzo, 2010 20:57

(Artículo publicado en el diario La Verdad el 5/3/2010, con motivo de la manifestación que tuvo lugar esa misma tarde, secundada por más de 10.000 personas en las calles de Murcia y otras 2.000 en Cartagena)

 

Celebraremos hoy 5 de marzo, en Murcia y Cartagena, dos de las decenas de manifestaciones que, convocadas por CCOO y UGT, se vienen celebrando en todas las capitales de provincia y ciudades importantes de nuestro país en las últimas dos semanas. Lo hacemos con la voluntad de expresar nuestro más rotundo rechazo tanto a la medida de retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años, como ante el procedimiento seguido por el Gobierno para ponerlo en escena.

Manifestación 5M En defensa de las Pensiones

Nuestro sistema de pensiones tiene bastante más salud que los sectores que se empeñan en acabar con él. El Pacto de Toledo permitió, a mediados de los años noventa, que las pensiones quedaran al margen de las contiendas electorales y condicionadas al diálogo y consenso con los agentes sociales, como forma de garantizar un sistema fundamental para nuestra sociedad frente a veleidades de los gobiernos de turno. También frente a la presión que ya venían ejerciendo importantes sectores empresariales y sus lobbys, que alertaban por entonces que un sistema solidario de reparto como el nuestro tenía los días contados, y que la mejor opción era caminar a sistemas de capitalización individual.

 

Desde entonces se alcanzaron tres acuerdos para el desarrollo del sistema de pensiones, vinculado a la Comisión del Pacto de Toledo, acuerdos suscritos por CCOO en todos los casos. Acuerdos que han permitido que hoy el fondo de reserva esté en 62.000 millones de euros, que en 2009 se hayan aportado 8.500 millones de euros a ese fondo. O también que se hayan venido mejorando las pensiones más bajas, incentivar el alargamiento de la edad de jubilación, promover una separación de fuentes de ingresos para que las cotizaciones sean las que sufraguen las pensiones contributivas, y no otros gastos ajenos al sistema de reparto. Si el último acuerdo se hubiera cumplido, en lo relativo a la separación de fuentes, hoy el sistema contaría con 7.000 millones de euros más de superávit. Daniel Bueno.- Manifestación 5M En defensa de las Pensiones

 

Con este panorama, y analizando dichos datos, hay que afirmar que los cálculos que algunos sectores realizan sobre el futuro del sistema de pensiones son catastrofistas, poco rigurosos desde el punto de vista analítico, y demasiado interesados. El catastrofismo propio de los sectores ultraliberales, empeñados sin tregua en el desmantelamiento de todo lo que en la gestión de los estados huela a dinero con el que satisfacer su voracidad sin límites. Siendo cierto que la evolución demográfica y el aumento de la esperanza de vida generan nuevas tensiones al sistema, es poco riguroso derivar de ello que el sistema será insolvente con proyecciones demográficas a 50 años, cuando, como ha indicado reiteradamente el profesor Viçens Navarro, cualquier cálculo a más de 25 años no se considera ajustado a la realidad.

El Gobierno de España no puede seguir actuando con irresponsabilidad: es necesario que retire la propuesta y que en el marco de la Comisión del Pacto de Toledo, se mantenga la negociación para el sostenimiento futuro del Sistema de Pensiones. Han surgido voces que van mucho más allá de lo aceptable, como la de los cien economistas de FEDEA (fundación vinculada a grandes empresas y patrocinada por el Banco de España), en el sentido de dejar en manos de una comisión de expertos (¿quién los elige?) el futuro del sistema de seguridad social. Tendrán una gran trayectoria como economistas, pero olvidaron estudiar el sistema democrático,  la soberanía popular, que reside en el Congreso de los Diputados, y la participación que atribuye la propia constitución a los sindicatos en la vida social y económica de nuestro país.

 

 

El Gobierno ha hecho un gesto preocupante, en la dirección de calmar las aspiraciones de los sectores más ultraliberales, tanto en nuestro país como de los mercados financieros internacionales, cediendo allá donde siempre dijo que no cedería. Intentando ganar credibilidad frente a los halcones y perdiéndola frente a los trabajadores y trabajadoras de nuestro país, que no pueden ser los únicos castigados por el desastre a los que nos han conducido aquellos que ahora piden ajustes y reformas urgentes.

 

No ayuda a la credibilidad del Gobierno los timonazos bruscos ni los desmentidos y contradicciones permanentes en sus propuestas. Como tampoco ayuda a salir de la crisis poner en el punto de mira los salarios y los derechos de los trabajadores y trabajadoras. Nuestro problema no estriba en recortar gastos sociales, sino en generar mayor actividad económica, más productiva y competitiva, una economía más fuerte que emplee a más personas pero en mejores condiciones de las que hemos venido teniendo en el pasado.

El Gobierno parece renunciar al futuro, asumir las dificultades de forma paralizante, escuchando el permanente consejo del ultraliberalismo económico que nos ha traído a esta crisis. Pero también tiene la oportunidad de afrontar el futuro como progreso, no como retroceso. Lo primero que tiene que hacer, en esa dirección, es retirar la propuesta de jubilación a los 67 años.


 

Más información de la manifestación: 

Información en laverdad.es

Información en laopiniondemurcia.es

Información en elfaro.es

Fotografías de las manifestaciones publicadas en La Verdad

Fotografías de las manifestaciones publicadas en La Opinión

Categoría: Economía . Comentario: (18). Retroenlaces:(0). Enlace