Logo de CCOO

Menu:

calendario

« Julio 2010 »
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Recientemente...

Buscador

Accesos directos

Quién soy?

pedrocosteras.canarias.ccoo.es

Este es el Blog de Pedro Costeras Nebreda, secretario de Organización de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras Canarias.

Entre 2009 y 2012 fue miembro del Consejo Económico y Social de Canarias, donde presidió la Comisión Permanente de Empleo y Formación Profesional. En este periodo también fue miembro del Consejo Asesor del Presidente del Gobierno de Canarias en materia Económica y Social.

Es Técnico de Mantenimiento de Aviones. Afiliado a CCOO desde 1988, inició su actividad sindical en la Sección Sindical de Iberia "La Muñoza", Madrid, y desde 1989 en la Sección Sindidal de Iberia en Gran Canaria.

Su trabajo sindical se desarrolló entre 1992 y 2009 en la Federación de Comunicación y Transporte de CCOO Canarias (actual Federación de Servicios a la Ciudadanía) donde desempeñó diversos cargos.

Entre febrero de 2009 y enero de 2013 fue secretario de Política Institucional de la Confederación Sindical de Comisiones Obreras Canarias.

En la Actualidad es miembro de la Comisión Ejecutiva de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO Canarias, donde desempeña el cargo de secretario de Organización.

Categorias

Links

Sindicacin

RSS 0.90
RSS 1.0
RSS 2.0
Atom 0.3

El chollo del despido barato

pedrocosteras.canarias.ccoo.es | 15 Julio, 2010 16:31

 La reforma laboral que acaba de aprobar el gobierno central no solamente facilitará y abaratará el despido en los nuevos contratos de fomento de la contratación, esos de 33 días, sino que facilita y abarata el despido de todas las personas, en todos los empleos.

 

Rebajar el despido no creará más empleo, todo eso no es más que una mentira. Solo se creará empleo cuando se recupere la actividad económica, y el Gobierno de Zapatero no ha tomado ni una sola medida tendente a esta recuperación. Al contrario, reconoce que creceremos menos.

 

Claro que creceremos menos, el principal problema de las empresas no es el coste del despido, sino el acceso al crédito. Sin embargo, no se toma ni una sola medida para que los bancos liberen crédito, ni una medida para estimular la actividad económica y el consumo, pero sí para abaratar y facilitar el despido, para crear más incertidumbre y que se consuma menos aún ¿Alguien que no esté pensando en despedir a alguien entiende esto?

 

Se trata de hacernos creer a los y las que vivimos de nuestro trabajo, estamos en el paro, o somos pensionistas, que somos privilegiados, para justificar medidas que solo favorecen a los privilegiados de verdad. Nadie está a salvo de los recortes, salvo los que causaron la crisis, que ahora bien se aprovechan de ella.  

 

Ante esta situación hay que revelarse, porque la ambición de recortar los supuestos privilegios de la clase trabajadora no tiene fin. Quien pide los recortes es el capital y el mercado, y ni uno ni otro conocen límites. O decimos basta con respuesta social, o no habrá límite.

 

Con la Reforma Laboral los despidos de todos los empleos, independientemente del tipo de contrato, se rebajan en la práctica de 45 a 20 días por año trabajado, ya que se reducen notablemente las causas y condiciones para que las empresas nos dejen en la calle, ya sea con despidos colectivos, o por causas objetivas. Hasta ahora, estos despidos baratos de 20 días, solo se podían hacer con el fin de garantizar el futuro y la viabilidad de la empresa. Requerían una amplia justificación en la que la empresa debía demostrar fehacientemente que pasaba por graves dificultades que comprometían el resto de los empleos. Ahora, sin embargo, basta con que las empresas tengan pérdidas, aunque éstas no comprometan el proyecto empresarial, o basta simplemente con alegar que se trata de prevenir una futura evolución negativa, el despido preventivo, para que nos pongan en la calle con 20 días de indemnización, con un tope de 12 mensualidades. El trabajo a precio de saldo. Un sacrificio más a los débiles, estéril e innecesario.

 

De hecho, ante dificultades económicas, de producción u organizativas, le resultará al empresario mucho más sencillo despedir que modificar las condiciones de trabajo de una parte de la plantilla. Deja así de ser el despido la última opción para atajar una situación cada vez menos adversa, y se convierte en la primera opción, más sencilla y barata. Toda una perversión, una inversión de los principios del derecho laboral, dejar de tutelar al trabajador ante la empresa, para pasar a tutelar al empresario frente al trabajador.

 

Estando así la cosa, mejor nos vamos a la Huelga General y que retiren todo esto.  

 

Pedro Costeras.

15 de julio de 2010.

 

Posted in Opiniones . Comentario: (5). Retroenlaces:(0). Enlace
«Next post | post anterior»